Parches soluciones asequibles
Soluciones

Colada sin bebedero en molde esferico

Cerámica por colada Uno de los sistemas para producir piezas cerámicas consiste en hacer moldes de escayola que se rellenan por un conducto llamado bebedero con una "papilla" de material adecuado. La escayola va absorbiendo el agua de la "papilla" y sobre las paredes del molde se va formando una costra de material cuyo espesor va creciendo con el tiempo. Cuando esta capa tiene el grosor deseado se vacía la colada sobrante y se deja que la capa tome consistencia y se separe de las paredes por la contracción. Pasado un tiempo se puede des-moldear la pieza para que acabe de secarse y endurecerse al aire. Este sistema tiene la ventaja que se pueden hacer muchas piezas iguales con poco esfuerzo. Los detalles de como hacer el molde y la pasta no los detallo ya que pueden encontrarse en libros generales de cerámica o en Internet, pero quiero explicar una variante que no he visto descrita en ningún sitio y que creo por tanto que puede ser de interés.

En realidad son dos ideas combinadas, una el molde sin bebedero (formado al menos por dos piezas) en el que se deposita una cierta cantidad de colada. Se cierra el molde y se va moviendo para que la papilla se reparta por igual por todas las paredes. Cuando se considera que todo el material se ha fijado a las paredes se deja reposar y se continua según el sistema normal. Con este proceso se puede controlar más exactamente la cantidad de material y por tanto el grosor de las paredes de la pieza y se evita la marca del bebedero. Tiene algunos inconvenientes que solventaré al final.

La segunda parte de la idea consiste en hacer los moldes redondos como un bola de billar para que el moverlos en todos los sentidos sea más sencillo. Se pueden colocar en una bandeja oscilante (con un pequeño motor y una leva excéntrica p.e.) de manera que irá rodando aleatoriamente el tiempo que deseemos sin tener que hacerlo a mano.

Vamos con la práctica;

MOLDE; primero necesitamos hacer el molde esférico así que usaremos un contenedor esférico, que puede ser una pelota. Como yo quería hacer piezas pequeñas, tipo bisutería, he usado pelotas de tenis, pero hay una gran variedad de pelotas de goma, formas de poliuretano expandido y otras cosas que pueden servir para cada caso especial.

Se corta la pelota por la mitad. En el caso de las pelotas de tenis puede funcionar pasarles la rueda de un coche (o un camión) por encima para reventarlas. A mi al menos me funciona y consigo que se separen por la linea de pegado quedando dos semiesferas regulares. Se prepara la pieza que se va a utilizar para formar el hueco del molde (yo use canicas de diferente tamaño) y se pintan con un desmoldeante (ver en la información sobre los moldes). Se llena la media pelota de escayola y se empotra la pieza hasta la mitad. Se repasa la superficie para que quede lisa y se deja fraguar. Cuando ha endurecido un poco se le hacen unos huecos cónicos para que sirvan de guía en el encaje de las dos mitades. Se pinta toda la superficie de unión con desmoldeante, se llena la otra mitad de la pelota con escayola y se presiona una contra otra haciendo rebosar la pasta sobrante, que se elimina. Pasado el tiempo necesario se abre el molde (a veces es necesario recurrir a un destornillador y forzar la unión), se saca la pieza-modelo y se deja secar. AVISO, esto que es relativamente fácil de explicar, resulta algo mas difícil de llevar a la practica por lo que posiblemente no saldrá bien a la primera, pero como los materiales son económicos y la practica hace maestros, es cuestión de probar hasta que consigamos buenos resultados. De nuevo recomiendo seguir las instrucciones de un libro o de la RED. Lo dicho hasta aquí sirve para formas simples que necesiten un molde de dos piezas, pero creo que vale la pena empezar por aquí y con la practica pasar a casos mas complicados.

colada (14K)

Un molde con la media pelota donde se ha fabricado y algunas de las piezas obtenidas.

COLADA; ahora hay que preparar la "papilla" para alimentar el molde. En las tiendas de cerámica venden colada preparada o polvo para prepararla, pero en ambos casos en cantidades "industriales", por lo que recomiendo hacerla uno mismo con la pasta de arcilla que normalmente se utilice, por ejemplo pasta roja común. No sera tan buena como la comercial, pero sirve. Para hacerla hay que conseguir una barbotina con la consistencia de una crema o papilla, es decir, una pasta ligera que se pueda verter sin que quede casi restos en el recipiente. La prepararemos deshaciendo pasta en agua. Lo mejor es partir de piezas secas (no cocidas) que se desmenuzan lo mas posible y luego se ponen a remojo. Cuando se convierten en una pasta se decanta la mayoría de agua sobrante y el resto se remueve hasta conseguir la consistencia indicada. Al no llevar productos que retardan la decantación, las partículas solidas tienden a ir al fondo rápidamente, por lo que cada vez que vayamos a usarla deberemos removerla hasta homogeneizarla de nuevo y usarla recién agitada.

VERTIDO EN EL MOLDE; ahora debemos poner una cantidad de esta suspensión en el molde. El volumen necesario depende de muchos factores así que lo mejor es probar hasta dar con la cantidad adecuada. En el caso de las canicas, lleno medio molde para que me salgan con un grosor adecuado. Para piezas mas grandes se necesitará, proporcionalmente, menos llenado. Al estar la colada mas tiempo en contacto con una de las partes del molde que con otra, el grosor de las paredes sera irregular. Yo lo evito pulverizando el interior del molde con agua inmediatamente antes de verter la colada ya que así retraso un poco la absorción inicial y me da tiempo de cerrar el molde y a moverlo antes de que empiece a formarse pared.

PROBLEMAS; como he comentado a veces surgen inconvenientes. Quizás el mas obvio es que una pieza hueca y cerrada revienta al cocerla, El aire del interior se expande tanto que si no tiene una salida la pieza explota por la presión así que a las piezas terminada tendremos que hacerle algún agujero. En caso de piezas grandes, durante la colada, el aire interior reduce su volumen y la pieza sale deformada. Para evitarlo hay que colocar un tubito fino que atraviese el molde y llegue mas o menos al centro de la pieza de manera que al moverla no quede obstruido por la pasta.

Hazlo tú mismo