Parches soluciones asequibles
Soluciones

Agarrarse a un clavo ardiendo

Esto es lo que dice el refran refiriendose que en situaciones de apuro uno se sujeta a lo que tiene a mano antes de caer. Yo lo quiero usar en otro sentido, el que podemos usar clavos o hierros al rojo para hacer agujeros en madera, papel o cartón, en caso de apuro.

Antiguamente, una de las formas de hacer agujeros en la madera era usando el calor para quemarla atravesandola. Se usaban ascuas o hierros calentados al rojo para ir taladrando.

Hoy en día se puede utilizar este sistema cuando no dispongamos de taladro, no tengamos electricidad para usarlo o no dispongamos de la broca que nos hace falta. El sistema es muy sencillo: se sujeta, con algo que nos aisle del calor (por ejemplo unos alicates), un clavo, un hierro o una aguja de diámetro más pequeño que el agujero que queremos hacer y se calienta hasta el rojo en una llama. Se aplica a la madera o el cartón y se empuja hacia dentro. El calor quemará un poco haciendo un agujero poco profundo y el clavo se enfriará. Retiramos el clavo, lo volvemos a acercar al fuego para ponerlo de nuevo al rojo, limpiamos en interior del hueco y repetimos la operación tantas veces como sea necesario para conseguir la profundidad deseada.

Hay que indicar que los agujeros no salen totalmente regulares, que el diámetro obtenido puede variar con el tipo de madera, que quedará un halo negro, pero en determinados casos esto no tiene importancia.

Por otra parte tenemos la ventaja que moviendo el clavo lateralmente podremos conseguir formas diferentes, ovaladas, rectangulares etc. Como final, indicar que para calentar el clavo debemos situarlo en el exterior de la llama, donde el color azul casi desaparece ya que esta zona es la de temperatura más alta, mucho más que en el centro de la llama de color rojo o naranja.


Para comentarios enviadme un correo a:

buzon...Fernando


Hazlo tú mismo